Aprendiz de duro IV

20120909-005157.jpg

Capitulo IV
Yo eso de beber acostado como que no.En todo caso primero bebo,bebo y bebo y caigo redondo en el catre o directamente no me acuesto y empalmo con la rutina del día siguiente.Así que cuando llegué a aquel lugar donde me había citado,de nuevo,con Franki “El acróbata”,en el “chill out” de la Zona Norte,me dio la sensación de que en cualquier momento saldría la maruja con el tambor del Ariel predicando las virtudes del lavado en blanco.Allí estaba “El Acróbata” recostado en una de aquellas blancas camas absorbiendo con una pajita una enorme copa de un sospechoso liquido rojo y coronada de banderitas y pequeñas sombrillitas.”No me he traído el pijama ni el cepillo de dientes”,”Y que colacaos más raros preparan aquí”,le dije divertido por la pinta de mi “jefe”.De una voltereta con tirabuzón se reincorporó .”Hijo la discreción es fundamental en nuestro negocio”.Y allí estaba yo con mi “chupa” de cuero,más que curtido,disecado,mis pantalones vaqueros de pitillo,ante los ojos de un sinfín de “eunucos” a lo ibicenco.Cogí el paquete para la entrega en el lugar indicado.No sin antes dejar la marca de mis botas “Doctor Martens”,en uno de aquellos inmaculados colchones.No pude resistirme a la tentación.God save the Queen.

Sergio López

Anuncios

Aprendiz de duro III

20120905-234445.jpg

Capitulo 3
“Jueeeegooo completo para hoy”,vocifera el ciego de la Once,con un intervalo matemático de veintitrés segundos.Lo justo para despertarme.La cabeza me da vueltas.En que mala hora me junté anoche con “El penas”.”Todas se atascan en pan y todas se ahogan en licor”,(las penas)me decía el cabrito.Así acabamos.Lo había dejado la consorte una vez más.Se había jugado el jornal en la partida del Güiston.Demasiado mantel y plantel para un pringao como “El penas”.Y una criatura de cuatro meses sin pañal que vestir y biberón que tragar.Y de la pena ya estaba yo sentado en la timba del garito del Güiston con la caterva de rapaces del naipe en frente,para intentar restablecer el desaguisado.La noche era de alto voltaje y tuve que apostar de farol los mil euros que me quedaban del “business” del chino Má.El gordo seboso con la camiseta del osito Misha(Moscú 80),me miró fijamente intentando escudriñar el sentido de mi jugada.Yo me concentré en la transamericana que recorría su entrecejo.El sudor caía a goterones por las sienes del mastodonte.Una trompetilla de ventosidad rompió el equilibrio a mi favor.Tanto culo para eso, pensé.Vencido,el gordo,soltó las cartas sobre las mesa.”No voy”.Mil ochocientos “pavos” de ganancia y a levantarse de la silla.Mil,mojados en Dyc.Y los ochocientos para la nómina del “Penas”.La Berta siempre vuelve.Me alegro por él.

Sergio López Vidal

Aprendiz de duro II

20120904-232647.jpg

Capitulo 2

Franki “El acróbata” siempre me dice que en este negocio —”muchacho hay que empezar desde abajo y no hacer preguntas”,para de seguido darme un paquete y una dirección de entrega.El olor a fritanga y cerdo agridulce en la puerta trasera me rebela que es un “chino”.Me abre la puerta un chino “rockabilly”(el primero que veo),dice llamarse Ma,tiene un lunar en la barbilla de donde sale un largo y grueso pelo.Pura tentación para estirar,pero es mi primer trabajo y he de cumplir bien.El chino Ma es chino:pequeño,nervioso y muy cabrón.Cuento la “pasta” y me salen dos mil pavos,cuando “El acróbata” me dijo dos mil quinientos.Y empieza el cuento chino.Casi sin darme cuenta los chinos se han multiplicado(claro son casi mil millones)y me rodean con intención de hacerme “rollito de primavera”.Me rasco la nariz al estilo Bruce Lee,aunque en verdad yo soy más de Chuck Norris,para amedrentar.El del delantal marrano me amenaza con el cuchillo de descabezar merluzas,que esquivo con mucha suerte.Se me abalanzan todos los asiáticos.Sólo un golpe de fortuna puede salvarme.Y este llega en forma de Inspector de Sanidad.!Joder,Montesinos eres tú!No te veía desde la EGB,sabía que llegarías lejos.Le pedimos seis mil quinientos euros al chino Ma,por hacer la vista gorda.Montesinos completó su recortado sueldo de funcionario,yo gané otros dos mil y Franki “El acróbata” estaba feliz por el trabajo.En agradecimiento me hizo un doble salto mortal.

Sergio López

Aprendiz de duro

20120903-234423.jpg
Capitulo I
Levanté la copa en ademán chulesco,pero la servilleta se había pegado a la base del vaso,entorné los ojos con aire desafiante,pero sólo conseguí que un “ángel del infierno” calvo y tatuado hasta la coronilla creyese que quería ligar con él.Le dije al barmán con gestos que quería otra copa,y me pasó la usada balleta por la barra con mal gesto y peor vocabulario.Intenté explicarme y me señaló la cara con el cartel “reservado el derecho de admisión”.Para enfriar el ambiente decidí “echar un pinball” agarré uno de los taburetes de la barra para estar más cómodo,más tras dos en vano intentos no conseguí levantarlo.Un negro con aire de proxeneta me dijo “primo,está atornillado al suelo”.Nada mejor que música para relajar el ambiente.Unas monedas y pulso A56 en la destartalada máquina de discos y suena “Ayatollah no me toques la pilola”.Casi sin darme cuenta los vasos y botellas comienzan a volar.A los turcos del “kebap” de enfrente parece que no les ha hecho demasiada gracia los Siniestro Total.Pero el local si lo han dejado ídem.El barman despierta de su estado de semiinconsciencia,veo ira en sus ojos y se dirige hacia mí… sin embargo pasa con suavidad su balleta sobre los cristales que han caído en la barra y me sirve una copa de “russian vodka”en uno de los pocos vasos sanos.Le preguntó ¿Por qué?”Invita la casa”.Paga el seguro.”Mi retiro surfero está más cerca”.Me alegro por él.

Sergio López.