Blanco

Blanco

Enrobina la sangre vertida la cal de sus fachadas por el óxido del rencor y las razones de escopeta. Aceras vacías y miradas de persianas marcan las horas en este pueblo. Se ahogan las miserias heredadas en la alberca de la venganza, y las consanguíneas pasiones siempre tienen un pretendiente ahorcado en el palomar. Las amenazas son veladas con gestos cotidianos: al cortar tarugos para el hogar, afilando facas a la sombra, augurando el mal tiempo.
En septiembre el cenizo rastrero del linde devorará otro campo sin manos.
Pueblo blanco donde la sangre siempre mancha. Pueblo encarnado de cal vergonzante.
Hay ruido de postas en la plaza y un luto sin memoria de muertos. Pueblo donde habita el tácito silencio de quienes se ajustan las cuentas y tú sólo preguntas cuánto queda para la próxima gasolinera.
Acuden al entierro con el pésame por el primo plomado, razones tenía el primo cazador justifican en la tasca.
Bonito pueblo blanco.
Se ha encendido la reserva de mi indicador de gasolina. Un afanado parroquiano blanquea.
¿La próxima estación de servicio?

Sergio López Vidal.

Anuncios

El auriga inconformista

El auriga inconformista

No es San Antón pero a Pedro Terrón le da igual .Ha regado su devoción con su paga de ex legionario, de barba espesa , sin tatuajes pero con varios tajos.El torso desnudo como buen salvaje,abrigado de baratos caldos y licores,castigado de mil oficios de intemperie .Ayer vendedor de regaliz de palo,limpiador de chicles ,malabarista de martillo,hoy místico del andar tirando y profeta de un día más.

No es San Antón,Pedro Terrón,pero eso te es igual,cuando el calendario se paró en una rubia de marzo, y todos los días vienen rojos de vino. “¡Quiá ,quiá ,quiá …!”,grita Pedro Terrón a la vieja bestia.Hay ruido de beatas .

Reverberan los cascos de percherón en la bóveda del Juicio Final como algaraza de los justos.Es hora de hacer comulgar al mundo,harto de vivir en el lado de las hostias.Irrumpe el auriga lleno de esplendor ,con carro y jaca en la misa de ocho.Ya no hay ruido de beatas .

Pedro Terrón no es San Antón,pero bendice igual.

Sergio López.

Aprendiz de duro VI

Aprendiz de duro VI

La entrega del último paquete no podría ser antes de la medianoche ,según las instrucciones de “El acróbata ” .Franki ,te cobraré nocturnidad ,además es viernes y a esa hora el GPS de mi tupé sólo indica calles estrechas y tugurios de vinilo ,le dije.Una palmaldita en el hombro y un doble tirabuzón con caída de carpa fue su respuesta.
Con ánimo de terminar la faena lo más pronto posible,y verme con una “verde” bien fría en las manos,a la hora indicada estaba ante el portón de aquel caserón de las afueras.Golpeé el aldabón enrrobinado que parecía una cara con muy mala leche. La enorme puerta se abrió sola,y una bocanada de ambiente rancio apagó mi pitillo recién liado .Bueno ,si era capaz de tomarme una tapa en “Casa Juana”,esto también lo iba soportar.
Llamé un par de veces para avisar de mi llegada sin que nadie dijera esta boca es mía ,por lo que me adentré en la penumbra del interior.Algo parecido al órgano de Don Mariano(qué collejas me daba el curaca ),sonó a mi paso.Los clientes de Franki ya se sabe,pensé .
Un tipo embutido en un batín de terciopelo rojo,se iluminaba el rostro con un candil .”Le estaba esperando “,fueron sus palabras con una voz que ni Shane MacGowan de resaca .Al “man ” le hacía falta tomar el sol,además de renovar el vestuario.
“Le habrá asegurado su jefe,qué el plasma es de primera calidad”,me preguntó.-No tengo jefe,pero si se refiere a Franki “El acróbata”,nunca me da información sobre el contenido de la mercancía,le dije al cara de horchata.Además dudo que una tele quepa en esa caja.
Con una mirada de bar de Chueca ,me dijo que si quería compartir cena.”Hace siglos que no tengo vida social,y un joven como usted puede inyectar frescura a las venas de este viejo.”.Ni loco.Apoyando mi trasero en la pared,dejé el paquete y salí enventado .Intenté mirar al rarito a través del espejo del hall ,pero extrañamente no lo vi.
El susto me había abierto el apetito,a esa hora sólo encontraría abierto “Casa Juana”.Tuve suerte ,aún le quedaba una ración de sangre frita con cebolla.We need your young blood.Radiohead.

Sergio López

Dedos cruzados

Dedos cruzados

Cruzo los dedos escondidos para contarte que regué tus plantas,que duermo solo y no tuve que girar tus fotos.Sonrio a tus verdades en el puzzle de callados recuerdos como antidoto al remordimiento de clandestinas sábanas .

En esta suerte de distancia hay apariencias disecadas en el tiempo, cuando no hacían falta las palabras,ahora traidoras .
Sigo cruzando los dedos,que ya no piso los charcos tras la lluvia.Guardo el carmin de la última ronda ,y esos zapatos de marca,tu último presente,siempre lustrosos y con invitación de boda en la lengüeta .Pegado a la memoria como tus rizos al compartido cepillo.

Esperando a que vomite la tormenta .

Los dedos de mi escondida mano vuelven a ser cinco para jurar que he vuelto a recordar la piel usada en noches de luz de mesita,y reconocer que aquello fue tan real como efímero.

Prometiste volver.Dedos cruzados.

Llueve al otro lado.

Y hay charcos .Y unos lustrosos zapatos en mis pies .

Sergio López

El atleta raro

El atleta raro

Diferente.Viviendo en el margen del folio de la normalidad,así era,quizás aún sea, Vernon Depalma.”Mamá eso es un pijama,no es un chandal.”Dos nevadas rayas laterales recorrían el verde pijama de Vernon. “Esos aros que lleva bordados son olímpicos ,que lo sabré yo”,le respondió su madre,o su abuela,bueno …aquella mujer vestida siempre de invierno.”Y ponte la bufanda que me cojeras malos aires.”.Vernon Depalma corrió la carrera escolar de primavera,con pijama verde y bufanda al cuello.Y venció :porque Vernon jugaba los dados de la rareza ,y los demás no dábamos un nuevo paso sin avisar al otro pie.
Hoy,saco la basura en pijama,y allí junto a los contenedores,otros pijamas fuman y repasan las noticias del telediario.No hay aros bordados en las solapas .Mundo raro.

Sergio López

La muerte de Émile Driant

La muerte de Émile Driant

Ahora que mis piernas no siguen mis deseos,doblo derrotado mis rodillas porque ya sólo quiero el olor de la húmeda brizna .Recuerdos clavados en la memoria cautiva,cromos para el juego de la vida:cambio mi último hálito por la lluvia multiplicadora.
21 de Febrero de 1916. Verdún.

Sergio López Vidal

Vidas recicladas

20130405-005222.jpg

A Daniel,de seis años,le da pena el faquir de la esquina,de vidrios reciclables y barbilla chamuscada. Hierático y solemne,esconde el faquir su vergüenza de amateur del dolor.Alcohol 96 y mechero de propaganda.Olor a cochinillo socarrado,y sólo treinta céntimos en el plato.En el circo de los contenedores las palomitas se guardan en el color marrón,los refrescos en el color verde,las fieras siempre actúan antes de las nueve,los payasos visten fluorescente,y la función se acaba los días de huelga.Faquir por necesidad,que más puntadas da el hambre.
A Daniel,de seis años,le da pena el faquir de la esquina.Y en casa mezclan la basura.

Sergio López Vidal