Tormenta de verano.

20100713100munichPORT

Llueve para limpiarte la arena de tus sandalias. El laborioso hormiguero mañana devorará a sus difuntos y plegará filas. Yo pisaré  el agua estancada en las baldosas desniveladas, y recordaré con embarradas huellas nuestro estival reencuentro. Llueve frio entre las  gotas de sudor ardiente de los valientes danzantes. Purificados son ahora  los rostros conocidos y  de amistad bautizada los que se acercan al acuático festival.”Danzad, danzad, malditos.”Despojado el pudor de caídas carnes, regado de aguamiel y desenfreno, la ofrenda al dios de la lluvia son tus lágrimas despidiendo al último verano.

Llueve fuerte en el socarrado asfalto, es la hora de la rabia. Tormenta de verano.

Sergio López Vidal©

Anuncios

Lugares en la memoria:La Estación.

ESTACI~1

Nadie da de comer a las sucias palomas de la estación de autobuses. Las bocanadas de humo perfilan a los que esperan, a los que desean perderse, a los que huyen  y  a los abandonados, en grotescas sombras que acompañan a los  de siempre, a los  perdedores del tiempo , invisibles en el violento trasiego de maletas y autómatas. El fuerte olor a lejía delata en los urinarios la mala puntería de los usuarios ,y que el zumo de naranja de la cafetería es de polvo. Veinte pesetas caritativas para el billete de quien nunca subirá  en autobús, pero viaja a empellones de jeringa. En el mural interior se dibuja un pedagógico mapa de la provincia, vivo en la ciudad de las factorías, pero quiero viajar a la ciudad que pinta fuegos artificiales. Ya he empezado a  dar sobras a las palomas.

Sergio López Vidal©

Tiricia

Tiricia

Tiricia fue nombrada delegada de curso por votación a mano alzada para no tener que desdoblar votos de papel. Delicada a la vez que sensual como la seda rasgada roza tus suspiros con su piel de melocotón. Desliza sus cuidadas uñas sobre el encerado y muerde sus carnosos labios antes de escribir tu nombre con tiza. Con el estómago encogido sueñas poder alcanzar su espinoso mundo pero cuanto más cerca estas de ella mayor es tu desamparo. Tiricia baila sola en el pasillo con una flor en su cenizo pelo exorcizando los cristales de tu mirada meláncolica.Reparte los pétalos que curan su tristeza pero sabe que nadie los lanzará al río. Tiricia dibuja un círculo protector en la arena pero el rumor es una marea que lo difumina todo. Es entonces cuando Tiricia araña con frenesí la verde pizarra.

Sergio López Vidal©

EROS

EROS

Cruza con luna el puente donde las llaves se ahogan y los candados son retirados por funcionarios municipales. De puente a puente y jura otro amor eterno, promesas de corto recorrido que se lleva la corriente. Dados tramposos para su juego de la Oca. Cisnes introducidos que sólo dan vueltas en círculo porque la belleza artificial es siempre un espejismo. Hierve en la orilla espuma de agua estancada, el día se escapa repartiendo un mohoso pan. Su rastro siempre se pierde en la fuente de los deseos, donde ya sólo queda el robín de las monedas. La vieja estatua de Eros languidece mordisqueada por el paso del tiempo. Y es que sólo los dioses pueden fabricar candados de bronce.

Sergio López Vidal©