YERSINIA

YERSINIA

Emponzoñado su aliento inclemente que iguala parias, santos y reyes, Yersinia oscurece mapas y voluntades. Desgarra espaldas flageladas por orgiásticos penitentes que culpan credos hermanos en hogueras de expiación. Su cercana llegada une en frenéticas cópulas inmaculados cuerpos mañana nidos de negros bubones porque ante la cercana muerte y una breve existencia la salvación eterna carece de sentido. Yo siento el eco de mis palabras y camino entre hileras de desolación abandonando los restos de lo que fui un día. Amamanta Yersinia una prole que habita mis axilas, necrosa mi hombría y me humilla con mis miserias evacuadas encima. Peste.

Sergio López Vidal

Anuncios

FUE POR LUCY

FUE POR LUCY

Tengo que tomar la determinación y de una vez por todas hacerlo, sino otro quizás se me adelante. No es una cuestión baladí pues la responsabilidad es bastante grande, aunque a lo mejor luego no te lo agradece nadie, es más, acaben señalándome con el dedo y me carguen con un insultante apodo para toda la vida. O a lo mejor resulta un éxito, me hago popular entre mis congéneres, y consigo uno de mis anhelados sueños: que Lucy se fije en mí y no en ese espalda ancha que se pavonea con su mechón blanco en su nuca.Decidido.Voy a erguirme sobre mis extremidades inferiores y caminar con la frente bien levantada. ¡Qué sea lo que la evolución quiera!

Sergio López Vidal

Raices

image

Mece el humedecido algodón las raices de  lentejas que se afanan en crecer dentro del tarro de vidrio. Simón imagina enormes tallos que ascienden  horadando el tejado, que culebrean el pasillo,enmarañan puertas y ventanas,pudren folios , cartas y agendas.Sueña, que por fin hoy, papá y mamá jugarán con él.

Sergio López Vidal

Ley de vida.

Ley de vida.

Esculpe su memoria cincelando las lagunas de silencio porque allí es donde habita el recuerdo desnudo de ornamentos .Rasga las vestimentas del engaño porque ya sólo espera la mortaja que la libere de su coartada para existir. Cansada de explotar las burbujas de plástico de embalaje, miente a los movimientos involuntarios de sus manos sacudiendo un cubilete de unos dados que nunca lanzara. Castrar el azar es quizás ahora una forma de vengarse de su condenada suerte.

Sergio López Vidal

SILUETAS

SILUETAS

Dibujada con tiza mi silueta, moja el relente la artificial sombra casi siempre cómica. A decir verdad el blanco perímetro me hace bastante más grueso de lo que soy. Nunca he sido muy fotogénico, pero para lo quieto que estoy, la instantánea lineal ha salido demasiado movida. Y la postura no tiene nada de original, supongo que todos los forzosamente litografiados besamos, en este caso el asfalto, como lo haríamos en nuestros sueños más húmedos e imposibles. Si se pudiera elegir, yo también hubiera garabateado junto a mi efímero perfil tu delicado contorno, de embebidas curvas, de impenitentes pechos, de sinuosos y líquidos labios, siempre desafiantes, de receptivas caderas; y tus delicadas manos con las que apretaste el gatillo de tu revolver “pink lady” contra mí. Y vaciados de nuestras miserias interiores, solo con la línea blanca de nuestro verdadero ser, amarnos como nunca.

Sergio López Vidal