CACAOS

Compro una marca de cacao distinta a la que utilizaba mi madre porque se disuelve mucho mejor.La otra hace grumos.Yo no lo recuerdo. Ahora no trago ciertas cosas ni personas que entonces. También, es verdad,que mi paciencia no es la misma que la de mamá con el movimiento ondulante de cucharilla. Creo que regurgitaba los alimentos a su prole.Yo tengo tanta prisa que los vomito a los míos.

Sergio López Vidal (c)

image

Juan Salvador Gaviota

image

Juan  tiene las alas de la necesidad,sucias y gripadas. No vuelan,sólo aletean la supervivencia justa entre los despojos no rentables de la lonja del pescado.Juan no tiene un grueso pico que apuñala como una dorada daga la plata marítima que agoniza con las branquias abiertas.Aprieta con unos dientes blancos por el tizne roñoso de su rostro su parte del exiguo botín. Juan espera con las alas recogidas el salvador cargamento .Y divisa el ejército de gaviotas dispuestas para el combate.

Sergio López Vidal  (c)

Foto :Joan Miquel i Quintilla (1955)

UNDERGROUND

image

Centellean los azulejos esmaltados como el recuerdo de una mirada al sol en la retina,dotando a mi reflejo de un aura artificial,un marco de pan de oro en este museo subterráneo.Expuestos los bustos anónimos, pétreos de impostura pero sumidos en la arcilla moldeable de su pensamiento . La velocidad es una pausa a la prisa de la superficie ,un atajo en el tiempo y el cambio de página de un marcador de libro.Los intervalos de oscuridad  borran  mi proyección, pero alejado de mí invento vidas con los rostros que no me miran.Concha mece su desteñido pelo,y desea pasar un control aduanero en el destino de un país exótico, o quizá sólo de un país, de otro país, y no los barrotes giratorios de su próxima salida de metro. Medio siglo en el DNI ,y todo a medias por hacer.Mejor borrón y cuenta nueva.Pero una melancolía cobarde siempre acaba por emborronar el deseo.Piensa que debe teñirse el pelo.
Joaquín centra el nudo de su corbata, y mitiga su soledad en la línea circular ,en un bucle de repetidos gestos,asientos cedidos y socorridos comentarios sobre el tiempo climático.Nunca repite corbata.
Intenta difuminar el homicida su rostro en la marabunta que vomita el tren en este inframundo de carteles publicitarios.Las pasiones que empuñan las navajas,viajan ahora relajadas y ensangrentadas, todo acabará en el siguiente trasbordo. Y en esa valla se anuncia la reposición de la obra teatral “Crimen perfecto”.
Odio a Beatriz porque está leyendo el último “best seller” que yo nunca escribiré.La odio y la deseo,pero soy consciente que  en esta alicatada profundidad  no pertenezco a los más vendidos sino a los más invisibles.

Concha fuera del hormiguero se detiene en el escaparate de una agencia de viajes,mece su desteñido pelo,y decide entrar . Joaquín compra en el kiosko de la esquina el bonobús del tren turístico.El homicida  arroja con disimulo un bulto en una papelera cercana a mí. Me resisto a mirar su contenido. Al fin y al cabo yo sólo me dedico a inventar.Invisible.

Sergio López Vidal (c)

 

EL REY DEL MUNDO

image

El rey del mundo persigue las palomas que ya no vuelan porque no lo necesitan, cebadas por quien se pregunta
al atardecer cuándo partirá su vuelo.La indecisión  es un ala rota que lastra la liberación de la caja negra de nuestros lamentos.Las migajas de otro día perdido marcan el camino de regreso al principio y embuchan las palomas mensajeras del dolor .
Y el rey  sigue ahí.Y el mundo.

Sergio López Vidal ( c)

ALBORNOCES

image

Como un pez desprevenido por la bajamar permanece recostado en la bañera a pesar que el manto líquido que arrullaba su desnudez corriente ha desaguado. Observa que debe cambiar una de las bombillas del mueble de baño,tuerto de luz hace demasiado tiempo,o no . También que es suficiente con una sola bombilla. Hay un albornoz colgado como un servicial mayordomo esperando .No hay uno,hay dos.Uno que espera y otro en el suelo,húmedo y desprovisto de la prestancia de un primer uso.Le extraña que el envase del gel que al parecer utiliza ,esté también traducido al portugués además del castellano. Pero le gusta como suenan las instrucciones de aplicación en aquella lengua.La continua condensación del vapor de agua ha enmohecido el falso techo de escayola con unos nubarrones grises que amenazan una tormenta  inminente. Los restos de espuma se reparten por su cuerpo como la vernix caseosa de un recién nacido.Es posible que sea un nuevo comienzo,lleno de oportunidades como la ropa “outlet”,que se agolpa en un cesto. Hay demasiada.Y por lavar . Quizás el detergente se anuncie en portugués como el gel.Pensar en castellano y leer un idioma tan similar es como empezar la semana en viernes. Mejor así, las complicaciones suelen venir después. En el portarrollos un descarnado tubo de cartón delata que hay mucha mierda. Propia.Fuera la de los demás,se lo imagina pero no lo sabe con certeza. Hay poca ventilación. Airear siempre está bien,aunque hay que llevar cuidado con lo que se cuenta.Ya sea en castellano o portugués .Se reincorporaría pero ahora mismo no sabe si es necesario, o incluso si puede hacerlo.O si le importa a alguien. La puerta del baño carece de pestillo. Las guarradas se suelen hacer en los baños de los tugurios nocturnos.Y estos si tienen pestillo. O directamente no tienen puerta.Ni baño.Cajas de medicamentos se amontonan arriba del mueble.Sanitario no es lo mismo que sanidad,que váter sí, y la gente acumula en él fármacos que nunca utilizarán salvo en caso de suicidio.Él mira sus venosas muñecas que están intactas, las razones de quienes cortan el circuito son al menos respetables.O de cobardes. O de valientes.Pero son de cada uno.El vaho en el espejo escribe la tinta china de un dedo anónimo :distinguir el amor de lo que no cuenta. No hay instrucciones para ello ni siquiera en portugués. El gel sentimental debe estar escrito en una lengua muerta.El libro vuelve a tener las hojas en blanco ,depiladas de los flecos que lo estropean todo. Génesis. Genitales rasurados.  La espuma primigenia  lubrica los mecanismos del deseo,lo mejor olvidarlo todo por un tiempo.La química ayuda.El albornoz sigue esperando .Una sola bombilla no es suficiente. Arreglar lo que está mal,es la única ternura que procede.

Sergio López Vidal ( c)