LA HORA DE LOS LOCOS

La chica triste siempre escribe en la mesa pegada al baño del café. Sólo interrumpe su concentrado trazo para mirar a través del cristal las ambulancias, que con sus feriantes sirenas cruzan la calle. Envidio su perseverancia en la tarea que sólo reconocemos los mismos locos.Yo la siento triste porque la belleza,siempre efímera,lo es más en estos tiempos oscuros. Pura cobardía por mi parte.Si no fuera así debería escribir los renglones de nuestra salvación.
Las ambulancias avisan del último bombardeo. Y ella vuelve a dejar de escribir.
Triste la siento.
Es la hora de los locos.
Escribo.

Sergio López  Vidal (2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s