Una vaga debilidad

El vagabundo es seducido por la sedentaria necesidad de reconocerse en los lugares comunes;ahuyentando los miedos a la vuelta de la esquina conocida.Los límites del mundo son ahora lo cotidiano y la rueda de la fortuna gira como un eterno carrusel de verano.Las palabras ya no valen sólo para despedirse.Y empieza a conocer un dolor que le agota.Abandona primero,la habitación pintada de un mismo color.Arroja las llaves de su memoria al espacio exterior.Y se sumerge en el incognito mar.Porque ese es su estilo:El rumbo perpétuo.
Que vagueé  el mundo.Él no.Nosotros los tristes vagamundos.

Sergio López Vidal (c)

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s